Fogo de Chão, la churrasquería brasileña


Fogo de Chão
Fogo de Chão

Fogo de Chão es una auténtica churrasquería brasileña nacida en 1979 y caracterizada por la forma de preparación de sus cortes, denominada churrasco. Dicha técnica, que por cierto es legendaria, consiste en cocer la carne a las brasas, logrando diferentes términos de cocción.

 

Fogo de Chão
Fogo de Chão

Este restaurante posee sedes en diferentes países como Arabia Saudita, Emiratos Árabes, Estados Unidos, Puerto Rico y claro, en Brasil. En México, lo podemos encontrar en dos localizaciones: Park Plaza de Santa Fe y en Polanco, ambas en la Ciudad de México.

Fogo de Chão posee un menú extenso y variado, en donde se incluye desde un market table (barra de ensaladas con embutidos, quesos y vegétales) con aproximadamente 57 platillos, hasta la posibilidad de disfrutar en forma de buffet una Feijoada Bar (una barra caliente) con los clásicos de la cocina brasileña

Fogo de Chão
Fogo de Chão

Adicional, podrás elegir entre una variedad de 16 deliciosos cortes como fraldinha, filete mignon, picanha, costilla de res, pollo, cordero o cerdo asados al fuego. La dinámica del servicio es por medio de un disco pintado de verde de un lado y rojo del otro con el que tu controlas si deseas te sirvan los Gauchos, quienes se encargan tanto de cocinar la carne como de servirla. Destacar que en carta tienen disponibles opciones de mariscos.

Fogo de Chão
Fogo de Chão

Por otra parte, no pueden faltar los deliciosos postres, como la tradicional crema de papaya, tarta de chocolate fundido y pastel de lima entre otros.

Fogo de Chão
Fogo de Chão

Su gran carta de vinos te encantará, y sí deseas disfrutar de un cóctel coqueto, también es el lugar. Cuenta con una gran variedad de cocteles, entre los que, por supuesto, destacan las caipiriñas.

Su decoración es moderna y el establecimiento de Park Plaza cuenta con terraza y espacio para eventos.

Prepárate para no saber qué elegir, desear tener más espacio en el estómago y satisfacer todos tus antojos en un solo lugar.

Para todo buen sibarita

Texto y fotografía : Alejandra Alva